Dando clase con el iPad

Hace un año comenzamos con el primer piloto con 6º de primaria.

Proyecto piloto en 6º

Durante dos semanas usaron los iPad para distintas actividades.

Curso 2012-2013

Comienzo con dos líneas de 5º de primaria y dos de bachillerato.

Aprendizaje más personalizado

Cada alumno, con la guía del profesor, puede ir al ritmo que le conviene.

Libros electrónicos

Además de los contenidos clásicos en libro electrónico, se pueden realizar múltiples actividades: vídeos, trabajos, búsquedas en internet...

martes, 9 de julio de 2013

Formar es capacitar... no amedrentar...

Cuando empezamos a darle vueltas a este iPad - Programa de Innovación Educativa nos planteamos en el Colegio Arenales que uno de los objetivos clave del mismo era el de formar a los padres, a los profesores y a los alumnos en el uso responsable de las llamadas Nuevas Tecnologías (que ya no son tan nuevas...).

Llevábamos mucho tiempo oyendo de las TICs, de los móviles, de las tabletas, etc... en un determinado sentido y que siempre era: negativo, parcial y... tardío. Negativo porque parecía que se trataba siempre de realidades perniciosas. Parcial porque siempre se hacía poniendo parches.  Y tardío porque se realizaba siempre "a rebufo" tras alguna metida de pata de alguno de nuestros alumnos o cuando los adultos nos enterábamos de algunos usos inadecuados de los móviles, redes sociales, correos electrónicos, etc.

Y decidimos que había que dar un paso adelante, que ya estaba bien de llegar tarde siempre a lo que nuestro alumnos habían llegado... sin la formación adecuada. De aquí sacamos una especie de decálogo a transmitir desde el minuto uno. Bueno, el minuto cero llegó antes: darles acceso al iPad ya era un paso porque les decíamos con el gesto que "la tecnología no es mala" simplemente debes usarla adecuadamente para ti, para todo lo que vale tu persona y... para todo lo que valen los demás que te rodean. 

Aquí os dejo un buen decálogo de formación positiva con las TICs:

1. Padres y profes... siempre hay que abordar las TICs sin alarmismos. 

2. Si hemos llegado tarde, porque nos enteramos de alguna "metida de pata", no pasa nada: aprendemos y vuelta a empezar.

3. Todo lo que subes a la red... se vuelve "público": cuida tu intimidad y la de los que te rodean.

4. Si te sientes agredido en la red, recuerda a quién acudir primero y rápidamente: tus padres son quienes más te quieren. Siempre.

5. Eres más fuerte y más valioso/a que tu teléfono móvil: sé estar sin depender del teléfono.

6. Las herramientas como el iPad te posibilitan nuevos campos de aprendizaje.

7. Usa las TICs como un gran vehículo para el trabajo colaborativo. Colaboración, y no solo competición, es lo que nos ayuda a las personas a avanzar en el conocimiento.

8. Lo relevante es lo educativo, no lo tecnológico. Por eso siempre en el aula lo importante son las personas: los alumnos y el profesor. Cuídalos. Cuídate.

9. Si te sientes inseguro con las TICs... empieza por el primer escalón. Ya tendrás tiempo de recorrer la escalera. Pero empieza a subirla ya... ;-)

10. El ser humano... es su inteligencia, no su tecnología. Recuerda siempre entonces QUIEN es un FIN y QUÉ es siempre un MEDIO. 

viernes, 5 de julio de 2013

¡Uf!, y ahora "eso" de la "gamificación"

He de reconocer que al principio me sonó a rebuscado, demasiado "técnico" y... un poco "raro". Pero a la segunda que lo estudié... vaya si se me descubrió un nuevo universo educativo.

Todos tenemos amigos, recorriendo la década de los 30 años (no digamos nada en la de los 20), que en su niñez han jugado y mucho con la "play", la "nintendo", juegos en el ordenador... Y resulta que ya han llegado a esa edad en la que no solo consumen contenidos... sino que también son productivos en las diversas facetas profesionales donde cada uno, cada una, andan metidos. Muchos están a pleno rendimiento profesional, centrados intelectualmente en lo que hacen.

Y a la vez... no han dejado atrás esas formas de divertirse. En muchos casos el plan del viernes por la noche es quedar en casa de alguno de los amigos, junto con esposas o maridos, e incluso hijos... Y ese plan, además de cenar no es otro que... ¡jugar una partida a...! Siguen inmersos en el mundo del juego digital y lo han incorporado a sus rutinas de ocio y descanso.

Aquí es donde entra este concepto tan nuevo de la #gamificacion. ¿En qué consiste? Pues en algo tan sencillo como evidente: si me divierto jugando, y a la vez aprendo unas rutinas, desarrollo competencias para pasar unas fases determinadas del juego en el que andamos metidos... ¿por qué no aplicar esa misma metodología a los procesos de enseñanza?

Eso es lo que están haciendo los que andan entre los 25 - 35 años, que han crecido con los juegos digitales y que ahora se dedican a la educación. Un buen ejemplo es este que pongo en el vínculo: http://www.elconfidencial.com/tecnologia/2013/07/03/clases-aburridas-aprender-algebra-en-tres-cuartos-de-hora-es-un-juego-de-ninos-5215/

Han descubierto cómo enseñar algebra (sí, sí: esa que algunos odiamos en el instituto...) para, aplicando la teoría de los juegos, sacar rendimiento al proceso de aprendizaje. Han creado una app (https://itunes.apple.com/es/app/dragonbox-algebra-12+/id634444186?mt=8) con la que ya han experimentado este tema.

Y ahora se me viene a la cabeza el siguiente escenario: ¿nos imaginamos una línea entera de educadores / programadores creando aplicaciones en las que a través del juego los alumnos adquieran aquellas destrezas que del modo clásico no lo consiguen sin un gran esfuerzo o "frustración"?

¿Cuánto queda para "ver" estas nuevas formas de "dar clase?

jueves, 10 de enero de 2013

iPad en Arenales: la historia por dentro

Aquí os dejo el video que se ha realizado para explicar el "iPad Programa de Innovación Educativa" ene le que estamos inmersos. Espero que sepa transmitir toda la ilusión con la que cada día vamos creciendo con este proyecto.




martes, 8 de enero de 2013

¿Aula iPad en el próximo curso? - 10 Cosas a tener en cuenta


1. El iPad es un instrumento. Es sólo un instrumento. Por eso conviene no olvidar las dos piezas claves del aprendizaje: el alumno y el profesor. No tener miedo a plantear al alumno que pruebe, que experimente, que analice apps, y que nos transmita lo que ha aprendido con ellas. Y no rehuyamos aprender nuevos métodos de enseñanza: para eso leer mucho sobre iPad y educación.

2.Revisa la red inalámbrica para todo, póngala a prueba a la hora de preparar su clase. No permitas que un funcionamiento defectuoso de la wifi mande al traste tus buenas clases planificadas. Y siempre tener previsto un plan B: la tecnología nos “abandona” en ocasiones.
3. Establecer pautas de comportamiento claras y vincularlos a la política oficial del Colegio. Los alumnos han firmado una Protocolo de comportamiento con el iPad. Apoyémonos en él. Desarrollémoslo y tomemos nota de todo lo que veamos se puede ir mejorando ene este primer año de historia didáctica del iPad en nuestro Colegio.
4. No hay que esperar una aplicación para "enseñar" una lección. Muchos profesores se preguntan si hay una aplicación que específicamente se comunicará para una parte de un curso / programa. Las apps deben ser vistas como otra manera de mejorar el aprendizaje y si no funciona, siempre tenemos los métodos probados anteriormente y que nos han dado buen resultado o, al menos, nos han sacado de más de un apuro.
5. Comienza despacio. Utiliza una o dos aplicaciones / funciones, ve poco a poco: “lo importante en esto es cómo acaba”. Todos, profesores y alumnos, hemos de acostumbrarnos al dispositivo, a su forma de funcionamiento. No temer, en absoluto, que los alumnos nos enseñen aspectos técnicos del iPad o de las aplicaciones que usamos: va a ser un proceso muy enriquecedor en todas las direcciones. Deberemos estar preparados a cambiar el modo de dar algunas clases en función del progreso de los alumnos y de nosotros mismos. Habrá muchas oportunidades de ir personalizando una lección para cada alumno.
6. Establecer claramente cómo los alumnos van a enviarte trabajos, análisis, ejercicios, etc. (Dropbox, Googledrive, etc.) Ser pacientes y no estarlo cambiando continuamente. Incluso… establecer un mismo modelo o patrón entre varios o incluso todos los profesores implicados en el Proyecto de Innovación Tecnológica
7. Piensa en cómo vas a proyectar en el aula. En principio, el sistema Airserver permite conectarse al TV o proyector vía wifi. Así, te puedes mover por el aula con libertad y que se siga proyectando lo que tu tienes en tu dispositivo. También permite que sea proyectado lo que un alumno tiene delante. Pero… como hay que tener siempre un plan B, en cada aula habrá un cable disponible para conectar directamente al televisor o proyector.
8. Al salir en los recreos, al marchar a los vestuarios para Educación Física, o cualquier otra salida del aula.. nos debemos acordar de dejar bien cerrada con llave el aula. Hemos de ser bien estrictos en este punto de cara a evitar situaciones desafortunadas.
9. Nos vamos a encontrar con retos. Vamos a enfrentarnos con problemas. Habrá situaciones difíciles y novedosas que nos costará enfrentar. Pero seguro que con la ayuda de todos y el buen hacer profesional que nos caracteriza sacaremos adelante este proyecto del que obtendremos muy buenos resultados para todos.
10. No cansarnos de pedir ayuda y/o opinión sobre la marcha del proyecto. Hemos de compartir todo lo que vayamos aprendiendo para así hacer más rentable y eficaz el esfuerzo personal de cada uno. El correo electrónico será de gran ayuda pero los cafés, los pasillos, los encuentros fortuitos… Hablemos para compartir mucho. Iremos recomendando lecturas, blogs, aplicaciones, etc.

lunes, 7 de enero de 2013

iPad Mini: análisis pensando en el uso en un aula


Informe acerca del iPad Mini 
(tras 3 semanas de uso intenso)


Pantalla
  • bastante buena de resolución por tener la misma que el iPad 2 pero concentrando los mismos puntos en un tamaño más pequeño, clara sensación de mayor nitidez

  • quizás un poco pequeña para que los alumnos hagan mapas conceptuales o presentaciones. Para el profesor, en cambio, la veo óptima de tamaño dado que el profesor está más inclinado a preparar contenidos en un portátil. 

  • Es el punto que más me hace dudar a la hora de recomendar el “mIni” frente al “clásico”. 


Peso 
- fabuloso, muy manejable. Es uno de los puntos fuertes del iPad Mini. 


Tamaño
  • muy bueno para trasladarlo, lo metes en casi cualquier sitio (cabe en casi todos los bolsillos externos de una chaqueta o “americana”). Da menos sensaciones de fragilidad que el hermano mayor, quizás porque por ser más pequeño. No he visto la necesidad de buscarle una funda, cosa que con “el grande” lo hice el mismo día que la compré. Otra cosa distinta sería si el iPad Mini lo va a usar un alumno: entonces no tendría duda, pues la prevención es en este caso algo más que una “simple sugerencia”.

  • Óptimo para la lectura: además de la buena resolución que ofrece, el peso es perfecto para sostenerlo con una sola mano. 


Procesador
  • Posee el A5 que es un poco menos potente que el A6, instalado en el iPad 3-4. En cualquier caso, no he notado una ralentización de ninguna de las aplicaciones probadas, que han sido más de cincuenta distintas. 


Teclado
  • Quizás muy prieto para unas manos adultas. Hay que estudiarlo con un alumno de 5º para ver como se desenvuelve

  • El uso del teclado recurriendo exclusivamente a los dos pulgares es ágil y puede ser una solución para momentos en los que la información que haya que introducir sea poca o limitada. Cuando se trata de textos largos... la cabeza se vuelve hacia el teclado de un portátil.

Batería
  • Un auténtico monstruo es el iPad míni es este aspecto. Durante varios días he tenido que usarlo dándole mucho trabajo a la wifi y no se ha sonrojado para llegar a las 10 horas de aguante e incluso más. En verdad, en este aspecto el iPad Mini es plenamente óptimo para su uso en las aulas de un colegio, pues te olvidas por completo de recargarlo... siempre y cuando ese “sujeto llamado alumno” ;-) lo traiga cargado de casa...


Coste
  • Más barato que su “hermano mayor”. Y aunque la diferencia no sea muy grande, con un poco basta para que incline más la balanza hacia el iPad Mini que hacia el IPad 2. Desde luego, este no será el nudo clave para tomar la decisión de si optar por uno u otro. 


Aplicaciones
  • Todas son compatibles entre el modelo “mini” y el modelo “normal”

Para empezar en positivo

Muchas veces los adultos, los padres, los educadores, nos quejamos por llegar tarde en la educación 2.0 con nuestros hijos y alumnos. En ocasiones, nos dedicamos a poner parches o a... corregir los errores que han cometido en el uso de los ordenadores, las redes sociales, los smartphones, el iPad...

Pues esta vez no va a ser así. Estoy gratamente sorprendido por un artículo que me ha llegado, de la profesora Hofman, aunque su principal título de experiencia sea de la de ser madre de cinco hijos tal y como empieza su propia biografía en su blog



Le ha regalado un iPhone a su hijo mayor, Gregory, que en su recién estrenada adolescencia se debe haber sentido "extrañamente famoso" por el contrato con el que su madre le ha obsequiado, a la vez que le regalaba el iPhone.


Pienso que está redactado con realismo, desde la propia experiencia, con un cierto punto de ironía pero con mucha sabiduría de madre que sabe con lo que se va a encontrar su hijo. Aquí os dejo una traducción del "contrato". Y una sugerencia: quitad "iPhone" y poned "iPad", "portátil" o lo que queráis... seguro que servirá para tener una buena charla familiar sobre los dispositivos electrónicos.



Querido Gregory:
¡Feliz Navidad! Ya eres el orgulloso propietario de un iPhone. ¡Impresionante! Eres un chico de 13 años bueno y responsable y te mereces este regalo. Pero aceptarlo significa aceptar una serie de normas y obligaciones. Por favor, lee con detalle el siguiente contrato. Espero que comprendas que es mi deber educarte para que seas un joven sano y maduro, capaz de funcionar en el mundo y de coexistir con la tecnología, no de vivir controlado por ella. El incumplimiento de esta lista significará que dejarás de ser dueño del iPhone.
Te quiero con locura y estoy deseando compartir varios millones de mensajes de texto contigo en el futuro.
  1. El teléfono es mío. Yo lo he comprado. Yo lo he pagado. Te lo estoy prestando. ¿A que soy estupenda?
  2. Siempre sabré la contraseña.
  3. Si suena el teléfono, contéstalo. Es un teléfono. Di hola, sé educado. No ignores nunca una llamada si la pantalla dice "Mamá" o "Papá". Nunca.
  4. Entrega el teléfono a tu padre o tu madre sin falta a las 19.30 en días de colegio y a las 21 en fin de semana. Permanecerá apagado durante la noche y lo volveremos a encender a las 7.30 de la mañana. Si es un momento en el que no llamarías a nadie al teléfono fijo -que pueden descolgar los padres-, no llames ni envíes un mensaje. Haz caso a tu instinto y respeta a otras familias como nos gusta que nos respeten a nosotros.
  5. El teléfono no va al colegio contigo. Habla en persona con la gente a la que envías mensajes. Aprender a hacerlo te vendrá bien en la vida. Lo de las medias jornadas, las excursiones y las actividades extraescolares tendremos que estudiarlo especialmente.
  6. Si se cae al váter, se cae al suelo y se destroza o desaparece, tú serás responsable de lo que cueste arreglarlo o sustituirlo. Corta el césped de algún jardín, cuida niños, ahorra dinero de cumpleaños. Algo pasará, así que debes estar preparado.
  7. No emplees esta tecnología para mentir, burlarte de otro ser humano ni engañarle. No participes en conversaciones que hieran a otros. Sé un buen amigo antes que nada, o si no, mantente al margen de las disputas.
  8. No digas nada, ni por mensaje, ni por correo electrónico, ni por teléfono, que no dirías en persona.
  9. No digas nada, ni por mensaje, ni por correo electrónico, ni por teléfono, que no dirías en voz alta con sus padres presentes. Censúrate.
  10. Nada de porno. Busca en internet información que no te importe compartir conmigo. Si tienes alguna pregunta sobre algo, házsela a una persona; preferiblemente a tu padre o a mí.
  11. Apágalo, siléncialo o guárdalo en público. Sobre todo en un restaurante, en el cine o mientras estés hablando con otra persona. No eres un maleducado; no permitas que el iPhone te cambie.
  12. No envíes ni recibas fotos de tus partes íntimas ni de las de otra persona. No te rías. Algún día tendrás la tentación de hacerlo, a pesar de tu gran inteligencia. Es peligroso y podría arruinar tu vida de adolescente, universitario o adulto. Es una mala idea, siempre. El ciberespacio es vasto y más poderoso que tú. Y es difícil conseguir que desaparezca algo de semejante magnitud, incluida una mala reputación.
  13. No hagas millones de fotos y vídeos. No es necesario documentarlo todo. Vive tus experiencias. Quedarán almacenadas en tu memoria para toda la eternidad.
  14. Déja el teléfono en casa a veces y quédate tranquilo con la decisión. No está vivo ni es una prolongación tuya. Aprende a vivir sin él. Tienes que vencer el miedo a perderte algo.
  15. Descárgate música que sea nueva, o clásica, o distinta a la de los millones de chicos como tú que escuchan exactamente las mismas cosas. Tu generación tiene la mayor facilidad de acceso a la música que ha existido jamás. Aprovecha ese don. Amplía tus horizontes.
  16. Juega a un juego de palabras o de preguntas de vez en cuando.
  17. Mantén los ojos abiertos. Mira el mundo a tu alrededor. Asómate a una ventana. Escucha a los pájaros. Sal a pasear. Habla con un desconocido. Pregúntate cosas sin necesidad de buscarlas en Google.
  18. Meterás la pata. Te confiscaré el teléfono. Nos sentaremos a hablar sobre ello. Volveremos a empezar. Tú y yo estamos aprendiendo sin cesar. Estoy de tu parte. Estamos juntos en esto.
Espero que te parezcan bien estas condiciones. La mayoría de las enseñanzas que enumero aquí no sirven solo para el iPhone, sino para la vida. Estás creciendo en un mundo rápido y cambiante. Es emocionante y seductor. Procura no complicarte las cosas siempre que puedas. Confía en tu inteligencia y en tu enorme corazón por encima de cualquier máquina. Te quiero. Espero que disfrutes de tu increíble iPhone.
Besitos
Mamá
Traducción de María Luisa Rodríguez Tapia.



Mañana más.